Ruta en furgoneta para recorrer Nueva Zelanda al completo: isla norte e isla sur en 30 días

Tuvimos la suerte de poder organizarnos y el pasado noviembre de 2017 pudimos pasar un mes entero recorriendo en furgoneta las dos islas de Nueva Zelanda. Con dos furgonetas de alquiler, nos distribuimos el tiempo para recorrer tanto la isla norte como la isla sur en treinta días. Sin tener que decantarnos por una isla u otra, que es el eterno dilema de muchos viajeros que llegan a Nueva Zelanda con un tiempo más limitado.

En este post os dejamos resumida nuestra ruta día a día en este país, para que os hagáis una idea de las distancias, lo que hicimos y de cómo nos repartimos nuestros días entre las dos islas de Nueva Zelanda. Os advertimos que lo que nos gusta a nosotros es conducir, caminar, hacer excursiones y tomarnos las cosas con mucha calma (por lo que a veces nos toca improvisar) ; )

Aquí tenéis un mapa con las principales paradas y lugares donde dormimos con nuestra furgoneta. Más abajo tenéis la ruta detallada día a día en nuestro mes por Nueva Zelanda.

ISLA NORTE de Nueva Zelanda, famosa por su volcanes y actividad geotermal
Día 1: llegamos a Auckland tras varios días de vuelos internacionales… ¿qué día es?

Aterrizamos en Auckland a última hora de la tarde. Rosa queda asombrada al compartir cola de inmigración con los jugadores de rugby de Tonga, tan grandes y tatuados como uno se imagina… El control de aduanas es un mero trámite, nada que ver con los televisivos programas. Nos vamos directos al Hostel Kiwi Backpacker Airport, que nos queda entre el aeropuerto y la sede de Britz, empresa con la que hemos alquilado nuestra furgoneta. No es gran cosa, pero es de los pocos hoteles cercanos al aeropuerto para viajeros con un presupuesto ajustado. No tenemos muchos planes para hoy y al estar en medio de una zona industrial, nos decantamos por cenar pronto y empezar a recuperarnos del jetlag.

Día 2: recogemos nuestra furgoneta y nos dirigimos a Rotorua

Madrugamos y a las 8.00h estamos ya esperando a las puertas de la sede de Britz para recoger nuestra furgoneta. Somos los primeros en entrar y parecemos niños abriendo los regalos de Navidad. Nos toca hacer todo el papeleo para recoger nuestra campervan, y cuando ya lo tenemos todo claro nos ponemos en marcha. Primera parada: cargar provisiones. Así que nos dirigimos al supermercado más barato del país, “Pack’n’safe” y hacemos una buena compra llenando nuestra despensa y mini nevera.

Dejamos Auckland a las 12h del mediodía y ponemos rumbo a Rotorua, ciudad conocida por su actividad geotermal. Llegamos tras tres horas de coche y descubrimos el intenso olor a azufre característico de la zona (o sinceramente olor a huevo podrido…). Aparcamos en el parking gratuito para furgonetas y caravanas del centro del pueblo, justo detrás del conocido “Polynesian Therapy spa”.

Paseando por Rotorua, en las cercanías del lago

Nos quedan todavía unas horas de luz, así que damos un paseo por los jardines del Museo, aún cerrado por el último terremoto, cruzamos a pie el mismo pueblo y por el paseo que va a orillas del lago principal.

Hacemos valoración de las primeras horas en el país y este viaje promete!

Día 3: visitamos la zona geotermal Wai O Tapu y acabamos el día en el lago Taupo

Madrugamos para ir a desayunar a la entrada del parque llamado Redwoods. Damos un paseo de unos 45 minutos por un camino señalizado entre sus gigantescos árboles. Vemos por primera vez los característicos helechos enormes de Nueva Zelanda. Este parque tiene muchas rutas de senderismo para todos los niveles. Incluso un puente colgante entre sus árboles. Pero decidimos continuar con el plan y conducir hasta la siguiente parada.

helechos en Nueva Zelanda

Observando los enormes helechos de Nueva Zelanda, todo un emblema nacional

Llegamos hasta Wai-O-Tapu, una de las zonas geotermales activas más importantes y populares de toda Nueva Zelanda. Antes de entrar en el recinto oficial vemos las piscinas de lodo y su géiser. Unas chicas nos regalan sus entradas y recorremos a pie los 8kms del circuito completo de “Wai-O-Tapu termal Wonderland”. No esperábamos que nos gustara tanto caminar entre cráteres colapsados, fumarolas, piscinas de barro y agua…

Ponemos rumbo al lago Taupo, el lago más grande de toda Nueva Zelanda. Conducimos por la carretera que va pegada al lago y decidimos pasar la noche en el camping gratuito conocido como “Oruatua”, sobre la misma orilla del lago. Es aquí donde contemplamos uno de los mejores atardeceres de nuestras vidas.

Atardecer sin filtros en el lago Taupo

Atardecer sin filtros en el lago Taupo

Día 4: el tiempo no acompaña y conducimos por la singular Desert Road

Paramos en el pueblo de Turangi, en el punto de información para que nos ayuden a organizar nuestro trekking al Tongariro. El día no acompaña mucho, está nublado y llueve bastante. Nos dedicamos a conducir por la carretera llamada Desert Road. Los volcanes asoman sobre el horizonte y el paisaje es de un color gris marrón muy peculiar. Sin duda alguna, parece ser el mismo escenario donde Frodo iba de camino a Mordor. Dormimos en el camping gratuito llamado “Urchin Campsite”, justo en medio de un bosque y tras conducir 40 minutos por un tortuoso camino lleno de baches…

Día 5: primer reto, completar el Tongariro Alping Crossing!

Hoy es el día en que nos ponemos a prueba. Hoy hacemos el conocido Tongariro Alping Crossing, uno de los trekkings de un día más conocidos del mundo, y aun más popular por ser “Mordor” en la película el Señor de los Anillos. Dejamos nuestra furgoneta aparcada en el parking de “Mountain Shuttle” y ellos en su bus nos llevan hasta el punto de inicio de la ruta. Tardamos casi 8h en recorrer los 20km de este trekking. El paisaje es simplemente espectacular y caminar sobre la cresta de un volcán es una experiencia inigualable. Las 8 horas de caminata valen la pena y repetiríamos sin dudarlo!

Inicio del Tongariro Alpine Cross

Decidimos darnos un capricho y dormir en el Whakapapa Holiday Park Campsite. La ducha caliente nos sabe a gloria! Aprovechamos para hacer la colada y disfrutamos cenando en su acogedora cocina. Además de fundir los megas que nos dan en la recepción! ; P

Día 6: llegamos hasta Wellington, la ciudad al sur de la isla norte con más ambiente

Nos pegamos una pequeña paliza y conducimos 400km hasta la ciudad de Wellington. El paisaje no puede ser mas auténtico, colinas verdes plagadas de ovejas a cualquier lado de la carretera. Llegamos a Wellington y visitamos el Museo Nacional, el Te Papa Museum, cuya entrada es gratuita. Visita super recomendable para entender la cultura maorí y la fundación de este país.

Nos vamos a las afueras de la ciudad y dormimos en el camping gratuito de “Owhiro Bay”, en la misma playa y al final de una zona residencial monísima. Las vistas a los acantilados y a la misma playa son espectaculares. Resulta ser una bahía conocida por los trágicos naufragios de principios el siglo XX.

Owhiro Bay

En esta bahía aparcamos nuestra furgo… y aquí nos quedamos a pasar la noche!

Día 7: Wellington nos atrapa

Decidimos dedicarle más tiempo a la ciudad de Wellington. Paseamos por la zona del muelle, su amplio “wharf”, la zona del Ayuntamiento, su zona financiera y su famosa Cuba Street llena de cafeterías y tiendas cucas. Después de varios días solo comiendo en la furgoneta, queremos probar el plato típico del país, el “fish and chips”. Encontramos una especie de pescadería / restaurante en la misma calle Cuba, el “Wellington Trawling Seamarket“, donde prácticamente todos los locales y trabajadores de la zona hacen parada para comprar su menú del día.

Dejamos Wellington y conducimos otros 50kms para dormir en el camping gratuito de la playa de Raumati, en Paraparumu. Hacía tiempo que no veíamos una playa tan kilométrica… Parece no tener fin. Paseamos por la orilla y nos quedamos asombrados con la gente que pasea a sus caballos como si de perros se tratasen…

Día 8: empezamos la ruta de subida en busca del volcán Taranaki

Otro día largo al volante. Dejamos la zona sur de la isla norte y ponemos rumbo al volcán Taranaki. Cruzamos muchos pastos verdes con vacas y ovejas. Cogemos la Egmont Road hasta llegar a la entrada llamada “North Egmont Visitor Center Area”. Conducimos teniendo el volcán siempre despejado ante nosotros. Una imagen de postal y todo un buen presagio. Dormimos a las faldas del mismo volcán Taranaki, en el parking gratuito del centro de información turística. Las vistas son de película y cuando cae la noche, disfrutamos por primera vez de un cielo inmensamente estrellado.

Volcán Taranaki

Conduciendo dirección volcán Taranaki

Día 9: caminamos junto al volcán Taranaki

Decidimos hacer un trekking en el volcán Taranaki y elegimos el camino de Pouakai Hut Trekk. En total 10km y casi 5 horas entre ida y vuelta. Durante la caminata podemos ver el volcán despejado. Pero al acercarnos al tramo final, cuando el volcán se puede reflejar en una poza… una inmensa nube cubre el paisaje privándonos de la famosa foto.

Volcán Taranaki

Casi conseguimos la foto sin nubes!!!

Al acabar nos ponemos de nuevo al volante para aprovechar el resto del día. Conducimos por pronunciados valles verdes repletos de vacas, por una a una carretera que bordea el mar y acabamos cruzando unas colinas más suaves llenas de ovejas. Pasamos la noche en el parking del restaurante llamado Roselands. Es un restaurante muy familiar, en medio de la granja de la familia, sobre una colina y si pides permiso te dejan aparcar la furgoneta y dormir ahí gratis. Nosotros quisimos hacer gasto y cenamos bufet libre de estofado, patatas y arroz por 15 dólares por persona. Tras la caminata ya nos venía bien recuperar fuerzas!

Día 10: regresamos a Auckland

Nos toca acabar de deshacer camino y volver a Auckland. De camino paramos en Waitomo Caves para ver los famosos gusanos que brillan en la oscuridad, los “glowworms”. Los elevados precios de las entradas no nos convencen y decidimos saltarnos este tour. Hacemos una parada logística a las afueras de la ciudad de Hamilton para hacer colada, comer, ducharnos y dejar la furgoneta limpia. Llegamos a Auckland, a la oficina de Britz justo a tiempo y decimos así adiós a nuestra primera furgoneta kiwi.

Cogemos un taxi y nos cruzamos la ciudad entera hasta Cockle Bay area, donde nos espera nuestra amiga Louise para acogernos durante el fin de semana.

Día 11: paseo en barco por la bahía de Auckland y excursión a la isla volcánica de Rangitoto

Nuestra amiga Louise nos cuenta que en Auckland hay poco que ver, que lo mejor de la ciudad es donde está situada ya que te permite salir de ella fácilmente y disfrutar de buenos planes. Así que le hacemos caso y nos vamos con ella hasta el muelle de Auckland. Ahí cogemos un ferry hasta la isla de Rangitoto. Es una isla-volcán a menos de 40 minutos de la bahía de Auckland y donde ir de excursión resulta ser una buena opción para pasar el día.

Por la tarde vamos a picar algo a la zona de Mission Bay, una zona playera con mucho ambiente donde podemos ver como los locales pasan el día.

Día 12: Volamos a la isla sur!

Madrugamos y cogemos vuelo de Auckland a Christchurch. Ponemos fin así a nuestro paso por la isla norte de Nueva Zelanda.

En total han sido 9 días de furgoneta y 1799 kms al volante recorriendo la isla norte de Nueva Zelanda.

 

ISLA SUR de Nueva Zelanda, naturaleza y paisajes en estado puro
Día 12: Ya estamos en la isla sur!

Llegamos a primera hora a Christchurch y vamos directos a recoger nuestra segunda furgoneta en el país. En cuanto tenemos nuestra nueva furgo, nos vamos directos al supermercado Pack’n’save. Hacemos una buena compra ya que la previsión es que nos encontremos muchos menos supermercados “asequibles” en esta isla sur.

Lago Tekapo

Esperando en el lago Tekapo a que las nubes nos dejen ver las montañas

Ya hechos los recados, nos ponemos en marcha y llegamos al lago Tekapo. Nos quedamos literalmente atrapados ante el color de sus aguas y sus peculiares flores lilas. Decidimos quedarnos aquí a pasar el día tranquilamente… A media tarde bordeamos las orillas del lago y vamos a dormir al cercano lago McGregor, en el camping del DOC (servicio estatal de conservación). Nos cuesta 10 dólares por persona que metemos en la “honesty box” del recinto. Las instalaciones del camping no son gran cosa… pero dormimos sobre el lago con unas inmejorables vistas a las montañas.

Día 13: los lagos de esta isla nos tienen ensimismados!

Dejamos el lago Tekapo y conducimos hasta su vecino lago Pukaki. Para llegar a este lago, cogemos la carretera de grava que une los dos lagos por la parte norte, la Braemar Road. Apenas nos cruzamos con nadie, únicamente granjeros con sus rancheras… luego nos enteramos que por contrato solo podemos conducir un máximo de 13km por carreteras de grava… y esta misma mañana hemos hecho más de 30km! Por suerte no nos pasa nada y las lunas de la furgoneta siguen enteras.

Recorremos la orilla del lago Pukaki hasta llegar a Mt Cook Station, desde donde podemos vislumbrar el monte Cook. Una vez ahí ponemos dirección sur y aparcamos en una entrada de acceso al lago, muy cerca de la orilla. Aparcar y dormir en esta zona del lago es gratis, así que pasamos la noche aquí disfrutando de este paisaje.

Día 14: visitamos el monte Cook, todo un símbolo nacional

Nos dirigimos al Monte Cook, a Aoraki. Uno de los iconos más emblemáticos de toda Nueva Zelanda. La carretera hasta llegar al pueblo nos deja boquiabiertos. Aparcamos y hacemos el trekking llamado “Hooker Valley Trekk”. Son dos horas de caminata en total, contando ida y vuelta, sobre camino llano que lleva hasta las mismas faldas del Monte Cook. Una excursión muy recomendable y que resulta muy asequible incluso para aquellos a los que no les guste mucho caminar.

Monte Cook

Caminando hacia el Monte Cook

Antes de dejar la zona, subimos las 300 escaleras del “Tasman Lake and Glacier View Point”. Es la primera vez que estamos ante un glaciar, y a pesar de que lo vemos a lo lejos, disfrutamos de sus particulares colores y formas.

Dejamos la zona montañosa de Aoraki y su cuco pueblo de montaña y conducimos hasta Twizel Town. Es un pequeño pueblo que viene en ruta y donde aprovechamos para ducharnos en el polideportivo y hacer una minicompra en el supermercado local.

Para dormir conducimos un poco más hasta el lago Ohau. El “Round Bush Campground” es un camping del DOC en el que en vez de una “honesty box” para pagar, hay una caja para donaciones voluntarias. Estamos aparcados en medio de un frondoso bosque y a orillas de un enorme lago. La mala sorpresa es que las temidas moscas llamadas “sunflies” no tardan en aparecer y nos acaban por arruinar la cena. Así que nos vamos muy pronto a dormir habiendo cenado muy rápido sin disfrutar apenas de las vistas.

Día 15: llegamos a Wanaka, la ciudad más “cool” de la isla sur

Huimos literalmente de las “sunflies” del lago Ohau. De camino hacemos parada en los Clay Cliffs, unas peculiares formaciones de arcilla que están en una propiedad privada. Para entrar hay una “honesty box” en el que se deja 5 dólares por vehículo. No nos entretenemos mucho aquí y ponemos rumbo a Wanaka. Llegamos a esta ciudad y quedamos encantados con el ambiente que hay a las orillas del lago. Damos un paseo por la zona y descubrimos el árbol más fotografiado del país.

Wanaka Tree

Wanaka tree, el árbol más famoso del país

Cogemos la furgoneta y conducimos hasta las afueras para pasar la noche en el camping gratuito de “Diamond Lake Car Park”. Resulta ser un parking justo en medio de un valle rodeado de unas verdes montañas. Cenamos pronto y en cuanto cae la noche nos metemos en la furgoneta a dormir.

Día 16: otro reto, subir la cima de Roy’s Peak

Madrugamos mucho, pero mucho mucho, para fotografiar el amanecer en el árbol de Wanaka. Estamos ahí mucho antes que la manada de chinos que llegó luego y que nos quiso arrebatar centímetro a centímetro el encuadre perfecto. Una vez satisfechos con nuestras fotos, nos acercamos al parking de la cima de “Roy’s Peak”, a las afueras de Wanaka, y nos animamos a hacer este trekking. Resulta ser 3 horas de constante subida y dos horas de bajada. Es algo duro pero conseguimos llegar hasta la cima (la de arriba del todo donde está la antena!) donde disfrutamos unas vistas sobre todo el lago Wanaka y los Alpes del Sur. Simplemente espectacular.

Roys Peak

Roys Peak, simplemente espectacular

Para reponer fuerzas nos acercamos de nuevo al lago de Wanaka, a una zona arbolada para comer bajo la sombra. Tras ello ponemos rumbo a Queenstown y cogemos la bonita y conocida carretera Cardrone, que serpentea varias colinas verdes.

Paramos en el camping gratuito del lago Hayes y lo nombramos uno de los mejores campings en los que hemos estado en Nueva Zelanda. La tranquilidad que se respira aquí es inigualable y da gusto ver como las familias locales pasan sus vacaciones aquí.

Día 17: visitamos varios pueblos dignos de postal de esta zona sur, Glenorchy y Arrowtown

Nos despertamos prontito y vamos al pueblo vecino de Arrowtown. Es un antiguo pueblo minero que ha sabido conservar sus edificios y fachadas y parece que estás caminando por en medio de un decorado del lejano oeste… Tiene su encanto aunque si uno coincide con la hora de autobuses aquello se parece más a Port Aventura… Así que vale la pena madrugar y llegar antes del mediodía.

Conducimos hasta Queenstown, una de las pocas y grandes ciudades de la isla sur. Nos encontramos con otros amigos que están de ruta también por el país y comemos en “Ferg Burger”. Es uno de los locales de moda de la ciudad donde sirven unas hamburguesas buenísimas y a buen precio.

Pasamos la tarde con nuestros amigos en Glenorchy, fotografiando su fotogénico muelle sobre el lago y curioseando por sus calles y sus viejas casas.

Muelle de Glenorchy

Imagen de postal en Glenorchy

Para dormir nos vamos todos hasta el lago Wakatipu, y así dormimos gratis en uno de los accesos a las orillas del lago. Nos ponemos al día con Sergi y David y nos reímos con sus aventuras al volante hasta caer rendidos.

Día 18: disfrutando de la carretera de camino a Milford Sound

Nos despedimos de nuestros amigos y cogemos furgoneta para acercamos a Wilson Bay a desayunar. De ahí nos vamos al pueblo de Te Anau. Aprovechamos para organizar nuestro paseo en barco por los fiordos con la agencia de GoOrange y ponemos rumbo a Milford Sound. La carretera es espectacular, va entre bosques, montañas, formaciones rocosas, chorros de agua que salen entre las paredes de las rocas… Conducir hasta aquí se hace largo pero el paisaje compensa las horas al volante. Llegamos hasta el último camping del DOC antes de alcanzar el puerto de Milford Sound. Se llama “Cascade Creek”, es bestialmente enorme y nos cuesta 13 dólares por persona. Los alrededores son impresionantes y damos un pequeño paseo por el “Lake Gunn Trail”, 45 minutos de caminata por el bosque bordeando el río.

Día 19: recorremos en barco el fiordo de Milford Sound

Madrugamos para ser de los primeros en llegar al puerto del Milford Sound. Tomamos café en el mismo parking y damos un pequeño paseo prácticamente a solas por la zona. Cogemos el ferry de las 9h y recorremos el fiordo de Milford Sound. A pesar de ser uno de los lugares donde más lluvia se registra al año, disfrutamos de un día muy soleado… Vemos focas, nos acercamos a unas cascadas y llegamos hasta donde el fiordo se encuentra con el mar. Son dos horas de excursión en barco que nos saben a poco. El paisaje es espectacular y nos gustaría pasar más tiempo recorriéndolo.

Milford Sound

En el barco recorriendo los fiordos de Milford Sound

Todavía es temprano, así que de vuelta a la furgoneta y a la carretera, vamos parando en el camino para ver algunas atracciones de la zona, como la cascada “The Chasm”.

Queremos estirar las piernas y decidimos hacer el “Key Summit Trekk” que nos lo habían recomendado los amigos con los que nos cruzamos días atrás. Una hora de subida y otra de bajada para llegar a la cima y vernos rodeados por las montañas de la zona de Fiorland. Totalmente recomendable.

Volvemos a la carretera y a deshacer muchos kilómetros para llegar al pueblo de Lumsden. Es un pueblo “van friendly” en el que te dejan aparcar y dormir en la antigua estación de tren. Poco a poco el parking se va llenando de furgonetas de todos los tipos, creando una estampa bien curiosa.

Día 20: nos toca un día largo de carretera… en el que cruzamos a la costa oeste de la isla sur!

Nos toca un día largo de carretera. Deshacemos gran parte del camino hecho hasta aquí. Volvemos a pasar por Queenstown, Cardrone road y Wanaka. Paramos en la zona de cascadas conocidas como las “Blue Pools” y conducimos hasta Haast, donde cruzamos a la costa oeste de la isla sur. Observamos como el paisaje va cambiando a medida que avanzamos. La carretera pasa de ir entre montañas y valles, a pasar entre acantilados y zonas costeras. Paramos a hacer fotos en el “Knights Point Lookout” y seguimos la ruta hasta Gillespies. Aparcamos en el camping del DOC llamado “Gillespies Beach Campground”. Nos cuesta solo 8 dólares por persona y resulta estar justo detrás de las dunas de una inmensa playa, teniendo como fondo la cordillera de los Alpes del Sur. Todo un acierto.

Gillespies Beach

Atardecer sobre la playa de Gillespies

Día 21: de la costa de Gillespies hasta los glaciares Fox Glacier y Franz Joseph

Madrugamos con ganas de caminar y ante la opción de poder ver focas en libertad muy de cerca, hacemos el trekking de “Galway Beach Seal Colony”. Casi cuatro horas en total caminando. Primero por la playa, luego por una especie de delta, una zona de jungla, acantilados y finalmente una playa desierta. Y no, no vimos ninguna foca… pero el recorrido valió la pena!

Ponemos rumbo a los glaciares, otro de los atractivos turísticos de esta isla sur. Paramos en el “Glacier View access road” para comer y luego aparcamos en el Fox Glacier Park para caminar una horita y poder acercarnos al glaciar y contemplarlo en toda su plenitud. Resulta espectacular poder ver tan cerca sus colores azules y blancos.

Conducimos hasta Franz Joseph Town y sin darnos cuenta se nos echa el tiempo encima. Así que decidimos dormir en el mismo pueblo, en el “Glacier Country Campervan Park” por 15 dólares por persona por un espacio “unpowered” para la furgoneta. Están de obras, ampliando el espacio y nos toca aparcar en la parte trasera del recinto. Es tarde y no hay más donde elegir… Nuestro parking, entre tablones de obra no tiene mucho glamour, aunque las instalaciones en general están bastante bien. Nos lo tomamos a risa y pasamos lo que nos queda de noche paseando por el pueblo.

Día 22: otra caminata más, cara a cara con el Glaciar Franz Joseph

El presupuesto no nos da para sobrevolar los glaciares en helicóptero… Uno de los tours más populares de la zona… pero una simpática trabajadora del punto de información nos recomienda que hagamos el “Alex Knob Trekk” si queremos estar cara a cara con el Glaciar Franz Joseph. Le hacemos caso y conseguimos llegar a la cima tras cuatro horas de subida. Las vistas nos dejan sin aliento y tras casi tres horas de bajada, volvemos al pueblo para contarle nuestra hazaña y darle las gracias. Somos unos masocas, y excursión tras excursión parece que queremos superarnos un poco más…

Glaciar Franz Joseph

Recuperando el aliento ante el Glaciar Franz Joseph

Cogemos furgoneta y paramos en el pueblo costero de Okarito para ducharnos. Es de postal y una buena opción para dormir si uno va a pasar más días en la zona. Seguimos nuestro camino y llegamos hasta el lago Kaniere. Dormimos aquí en el camping del DOC por 8 dólares por persona, con vistas sobre el mismo lago.

Día 23: cruzamos el mítico Arthur’s Pass

Nos damos cuenta que estamos en el lago Kaniere y no en el lago Brunner donde queríamos haber llegado el día anterior… Resulta que estamos algo más atrás en el mapa de donde nos pensábamos… el retraso no nos trunca los planes demasiado pero tenemos que volver a la carretera cuanto antes. Pasamos de largo el pueblo de Hokitika, lleno de iglesias y de nuevas construcciones y, paramos en el Hokitika Gorge. Una zona de río en la que no nos atrevemos a bañarnos por lo fría que está el agua.

La previsión del tiempo nos hace adelantar nuestros planes, así que conducimos directos sin entretenernos mucho hasta la zona montañosa de Arthur’s Pass. Hacemos el trekking de tres horas llamado “Temple Basin Track” que nos lleva hasta la cima de estación de esquí (cerrada por temporada) y que nos deja ante la cordillera de montañas.

Vamos hasta el pueblo de Arthur’s Pass y comemos en la zona de picnic del camping del DOC. Dejamos la furgoneta ahí y damos un paseo hasta la cascada siguiendo el camino de “Devil’s Punchbowl Walking track”.

Arthur's Pass

Vistas sobre Arthur’s Pass

Nos damos otro pequeño lujo y vamos a dormir a uno de los mejores campings de todo el país, el Jackson Retreat. Nos cuesta 22 dólares por persona y le sacamos todo el provecho que podemos. Las duchas son espectaculares, la cocina y el salón son muy acogedores, encargamos pan casero y compramos huevos de gallinas que campan a sus anchas por el camping. Por la noche, en el mismo recinto, caminamos entre el bosque para ver los “Glowworms”, los gusanos que brillan en la oscuridad! Una pasada e incluido en el precio del camping!

Día 24: seguimos sumando kilómetros dirección norte

Ponemos rumbo hacia el norte. Pasamos por Moana, el lago Brunner y Greymouth. Paramos en el pueblo de Punakaiki para ver sus famosas formaciones rocosas llamadas Pancakes Rock y sus miradores sobre el mar. Hacemos otra parada en el pueblo de Westport, y caminamos hasta el mirador de cape Foulwind para ver focas en libertad. Todo un espectáculo!

Paramos a dormir en el camping gratuito de “Maruia Falls”. Está justo detrás de una carretera principal. No es una maravilla, pero a nivel logístico -y por ser gratis-, decidimos quedarnos aquí.

Día 25: queremos llegar más al norte si se puede…

Desde que nos hemos despertado llueve… así que nos tomamos el día con calma y paramos en el pueblo de Murchison a desayunar. Conducimos hasta Motueka y aprovechamos para pedir información en el “I´site” del pueblo. Decidimos seguir conduciendo y llegar hasta Puponga, la parte más al norte de la isla sur. Dormimos en el camping gratuito de “Pakawau”, muy cerca del mar y de una desembocadura de un río. El paisaje es muy diferente y nos toca aprender sobre las mareas.

Día 26: descubrimos la impresionante playa de Wharariki

Tomamos el café en “Farewell Spit Coffe” y la camarera nos advierte de las mareas y nos anima a que vayamos primero a la playa de Wharariki. Le hacemos caso y vamos directos cambiando así nuestro plan del día. Hacemos un pequeño trekking por la parte de atrás de las dunas y el lago para llegar a la impresionante playa y contemplar sus formaciones rocosas desde otra perspectiva y con menos gente. Podemos ver muy de cerca muchas focas con sus crías en las piscinas que se crean al bajar la marea. Es uno de nuestros mejores días en el país. : )

Wharariki Beach

Caminando solos en la playa de Wharariki

Cogemos coche y nos vamos hasta el mirador de Cape Farewell. Una vez ahí nos animamos a caminar hasta el faro. Para llegar a él, hay que caminar sobre las mismas colinas verdes, bordear el acantilado y sortear las numerosas ovejas que hay. Llegamos hasta el faro y vemos desde ahí la punta de dunas de arena llamada Farewell Spit. Es un lugar curioso, con un paisaje que resulta especial, pero  que a veces debido a sus condiciones, ballenas, delfines u otros cetáceos se quedan varados en la zona…

Nos gusta tanto la zona que queremos pasar otro día aquí y por ello dormimos en el camping Wharariki Beach Holiday Park. Nos cuesta 18$ por persona. Está en medio de unas colinas verdes, justo detrás de la playa de Wharariki. Estamos tan alejados de todo, que al caer la noche un cielo estrellado nos envuelve por completo. Es una pasada ver la vía láctea y las estrellas en este lado del mundo sin apenas contaminación lumínica.

Día 27: adiós Wharariki, nos has conquistado!

Dejamos Wharariki Beach y cogemos una carretera de grava que lleva al parque de Kahurangi. Es un paisaje particular y creemos estar conduciendo por nuestro parque de Doñana… Llegamos hasta el punto donde podemos ver la entrada del mar de Tasman. La carretera empeora y decidimos dar media vuelta. No queremos arriesgarnos y que la furgoneta sufra…

Decidimos volver a Farewell Spit, que habíamos visto desde el faro el día anterior, para dar una caminata por su orilla y sus dunas.

Farewell Spit

Caminando sobre las dunas de Farewell

Volvemos a la carretera y a deshacer camino. Hacemos una parada logística en el pueblo de Takaka. Cambiamos nuestra botella de gas y nos conectamos al wifi de la biblioteca pública para ponernos al día con la familia.

Pasamos la noche en el camping gratis de “Hawkes lookout carpark”. Es simplemente un parking sobre la carretera, sin mucho glamour o atractivo. Pero nos viene de paso en nuestra ruta.

Día 28: de Abel Tasman hasta Hanmer Springs, otro día largo de carretera…

Llegamos a Abel Tasman National Park. Hay varias opciones para recorrer la zona, desde largas caminatas, paseos en kayak o los llamados watertaxis. Nosotros con la furgoneta nos acercamos hasta la playa de Kaiteriteri y la popular playa donde está la Split Apple Rock. Ahí descansamos un poco para seguir luego con la ruta. Nuestra siguiente parada es el pueblo de Motueka, donde compramos algo de fruta y verduras frescas. Para comer decidimos parar en el lago Rotoiti, toda una sorpresa de última hora. Lo que más nos choca es ver la cantidad de enormes congrios que rodean el muelle del lago!

Nos toca cruzar otras montañas y emprender camino de regreso a Christchurch, así que tomamos la carretera que cruza las montañas por el Lewis Pass y paramos en el pueblo de Hanmer Springs a pasar la noche. Llegamos bastante tarde y el camping gratuito de “Hanmer Springs Forest”, justo detrás del centro de información, está bastante lleno y nos toca aparcar a lo “tetris” para poder tener un hueco. Es una pena no haber tenido más tiempo para pasar otro día en Hanmer Springs. El pueblo parece tener mucho que ofrecer y es punto de partida de varias excursiones interesantes.

Día 29: Kaikoura no podías faltar en nuestra ruta!

Hoy nos vamos al famoso pueblo de Kaikoura. Es conocido tanto por su último terremoto en 2016 como por ser un enclave especial para ver ballenas. Al llegar a Kaikoura nos damos un paseo por su pueblecito y comemos un enorme y barato “fish and chips” en Coopers Catch, justo antes del puente que lleva a la playa principal. No nos decidimos a hacer ningún tour, tanto por nuestro presupuesto como por las condiciones del tiempo. Así que nos vamos a la zona de camping gratis sobre la misma playa llamada “Meat Works”, un lugar perfecto para ver nuestro último atardecer  desde nuestra furgoneta. Va cayendo el sol y vemos también como los surfistas disfrutan del mar hasta caer la noche.

Kaikoura

Vistas sobre la playa de Kaikoura

Día 30: emprendemos la vuelta a Christchurch… esto se acaba…

Es el día de reapertura de la carretera de Kaikoura a Christchurch, tras las obras para reparar los destrozos del terremoto de 2016. Somos unos suertudos y no tenemos que deshacer otra vez parte del camino! Además conseguimos ver de nuevo focas en gran parte del trayecto. Llegamos a Christchurch con el tiempo justo y vamos directos a la oficina de Britz a devolver nuestra furgoneta.

Han sido 18 días de ruta en la isla sur y un total de 3819 kms recorridos! Nos despedimos aquí de nuestra furgoneta y de este fantástico país. Hemos disfrutado mucho la experiencia de vivir y recorrer el país en furgoneta. Todo un acierto para ser nuestra primera vez en furgoneta y por que no, un sueño cumplido! Hay que decir que nos queda mucho por ver y recorrer. Nueva Zelanda tiene mucho que ofrecer y es más grande de lo que uno cree!

Si estáis organizando vuestro viaje a Nueva Zelanda y queréis ver más fotos y recopilar información, os interesará seguro nuestro post Qué ver y hacer sin gastar mucho dinero. Y si necesitáis ayuda para alquilar vuestra furgoneta y consejos para recorrer el país en furgoneta, os animamos también a que os leáis estos posts con consejos útiles basados en nuestra experiencia. Si os queda alguna duda o tenéis alguna pregunta, animaros a dejarnos un comentario por aquí! Estaremos encantados de ayudaros a organizar vuestra ruta!

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Latest Stories

Search stories by typing keyword and hit enter to begin searching.