Ruta fácil de 10 días por Tailandia en familia (con suegra incluida)

Durante nuestro viaje de 6 meses con la mochila a cuestas por Asia nos íbamos a cruzar con amigos y con familia en algunos destinos. Un encuentro especial era el de pasar apenas diez días viajando por Tailandia con la madre y el hermano de Luis. Teníamos que aprender a viajar con más gente, a decidir entre todos y sobretodo a entender las necesidades de los otros y adaptarnos a ellas (no todo el mundo duerme en los mismos cuchitriles que nosotros sin pena alguna ; P ).

Así que si estáis en la situación de visitar Tailandia en familia y queréis organizar una ruta que agrade a todos, y que os dé una idea general de lo que ofrece Tailandia respecto a cultura, templos, playa e islas, sin tener que estresaros mucho ni correr, os puede resultar interesante la ruta que hicimos nosotros. (Pedimos perdón por la mala calidad de las fotos, por aquel tiempo ya nos habíamos quedado sin cámara…)


Itinerario de viaje en familia por libre durante 10 días

Bangkok + Krabi + Phi Phi


· Llegada al país y 2 días en la ciudad de Bangkok

Decidimos alojarnos en el barrio de Thong lo, bastante alejados del popular barrio mochilero Khao San Road. Principalmente porque mi hermano pequeño vive en la zona y así por las noches tras el turisteo diurno, podíamos reunirnos a cenar con él fácilmente.

A la hora de buscar alojamiento, en vez de ir a lo más barato o de presupuesto más ajustado, optamos por una opción intermedia, donde especialmente Chus, mi suegra, estuviera a gusto en sus primeros días en Asia. Así fue que elegimos dormir en “Double Five hotel”.  Una opción bien ubicada, limpia y bien de precio. Única pega (como pasa en muchos hoteles asiáticos…) que la mayoría de habitaciones no tienen ventanas!

Nuestro primer día en Bangkok se convirtió en toda una jornada maratoniana visitando los monumentos más emblemáticos de la capital.

Cogiendo todo tipo de transportes, desde un ferry boat en el canal hasta un tuktuk, fuimos haciendo paradas para ir cumpliendo con nuestro planning del día.

visita indispensable al Palacio Real… pero es inevitable cruzarse con cientos de turistas

Primero visitamos el Royal Palace (500 baths por persona) donde fue imprescindible que los chicos se compraran unos pantalones largos para poder entrar. De ahí fuimos a ver el Esmerald Budha y el Buda Reclinado (100B por persona).

Tras una inmersión completa en templos tailandeses y esculturas de Buda, decidimos salir a pasear y acabamos cruzando el “vegetable market” y el “flower market”, lugares muy auténticos y con menos turistas.

Chus paseó por varios mercados apenas transitados por extranjeros

A las puertas de Chinatown decidimos coger un Uber y volver a casa. El calor apretaba y mi hermano nos esperaba para cenar y darnos una sorpresa.

Así fue que nos llevó a cenar a un mercado nocturno, el que se encuentra junto al “Esplanade Mall”. Un lugar con mucho ambiente y donde pudimos atrevernos a comer saltamontes. La sorpresa fue que nos llevó al parking del centro comercial, a la planta de más arriba, donde pudimos tener una perspectiva inmejorable (y cinematográfica) del mercado nocturno. Y como era de esperar, totalmente gratis!

Genial las vistas sobre el mercado nocturno!

El segundo día de nuestra visita a Bangkok coincidió con el año nuevo tailandés, con el llamado Songkran. Estábamos atemorizados de que las batallas de agua que se daban en la calle para celebrar el nuevo año nos acabaran empapando… Vimos bastante ambiente festivo y no salimos tan mal parados…

Para nuestro segundo día de turisteo decidimos cruzar el río y visitar el templo Wat Arun (50baths por persona). Debido a las celebraciones pudimos ver en primera persona todas las actividades de los monjes y sus bendiciones.

Callejeando por detrás de este templo, un grupo de vecinos nos insistió que nos quedáramos a comer con ellos. Sorprendidos no pudimos decirles que no y fue una experiencia increíble compartir este día tan especial con gente local. Tal fue la inmersión que nos invitaron a “bañar” a los budas y a las figuras de la familia real, toda una tradición en el año nuevo tailandés.

Aquí invitados a comer por los vecinos

Antes de encontrarnos con Lolo hicimos parada en el Silom park, un parque enorme rodeado de grandes edificios modernos y centros comerciales, donde vimos como los niños se tiraban agua sin cesar.

Dónde dormir en Bangkok:Double Five hotel”.

Qué no perderse en Bangkok:

  • El Palacio Real y sus vecinos Budas
  • cruzar el río en ferry boat y llegar hasta el templo Wat Arun
  • cenar en algún mercado nocturno
  • hacer alguna compra en Chinatown e ir a cenar en alguno de sus cientos de puestos callejeros (no vale probar la sopa de tiburón!)

· 3 días en Krabi disfrutando de sus playas

Para llegar a Krabi decidimos coger un vuelo de Airasia. Teníamos que economizar los traslados en cuanto a tiempo se refiere si queríamos aprovechar al máximo los pocos días que teníamos en el país.

Para dormir en Krabi elegimos el resort AaNaong Cliff View, unas cabañitas en medio de la jungla con una piscina muy tentadora.

Paseamos por Krabi Beach y su paseo marítimo. Hay que decir que es bastante turístico y nos recordó mucho a nuestra Palmanova, con sus tiendas, puestos de souvenirs, etc. Así fue que al día siguiente bien temprano nos montamos en un longtail, barcaza típica tailandesa, por 200b por persona ida y vuelta, para cruzar a la Rayle West Beach. Empezábamos a ver porque las playas tailandeses son tan populares… Una vez desembarcados en Rayle West Beach recorrimos a pie esta playa y su península. A medida que iban pasando las horas, más barcos cargados de gente llegaban. Así que os recomendamos que madruguéis!

pasear en longtail es un must!

Para nuestro tercer día en la zona, decidimos alquilar para nosotros solos un longtail. Simplemente hay que ir al muelle de la playa de Ao Nan y gestionarlo en la caseta oficial. El precio total por la barca son 2200 bahts, y a parte las tasas de los “national parks” que uno visite en su trayecto. Nosotros nos decantamos por hacer el tour al que llaman “el tour de las 4 islas”: Chicken Island, Tub Island, Poda Island y Pharanang Cave en Railey. (Tub Island y Poda Island son conocidas porque las une una lengua de arena. Aquí nos tocó pagar 400 baths por persona como reserva protegida que es).

Dónde dormir en Krabi: en resort AaNaong Cliff View,

Qué no perderse en Krabi:

  • Alquilar una «longtail» y escaparse a Railey Beach u organizar un tour privado a los numerosos rincones de su costa. Imprescindible madrugar!
  • Comer en algún puesto local de la parte más arriba y menos turística de la calle principal de Ao Nang.

· 2 días en Isla de Phi Phi, buceo y «fiesta»

Nos despedimos de Krabi y cogimos un ferry dirección Phi Phi (300 bahts por persona por trayecto).  Ahí nos encontrábamos con amigos y compañeros de nuestra etapa Mexicana! Fue genial poder verles y bucear con ellos en las aguas de Phi Phi.

En Phi Phi subimos el presupuesto de nuestro alojamiento y reservamos en The Cobble Phi Phi, unas estupendas cabañas con vistas al mar y una «infinity pool». Único inconveniente… que están ubicadas muy cerca de la playa donde hacen fiestas y donde celebran la popular full moon party… así que la música y los bongos los oiréis hasta bien entrada la madrugada!

las vistas desde el hotel eran lo más…

Dejamos a la suegra en el resort para que descansara y los tres nos fuimos directos a bucear con nuestros amigos. Nos llevaron a Koh Bida Nok y Malong, donde vimos varios tiburones y bastantes peces.

Lo bueno de visitar a amigos que viven como locales en Phi Phi es que pudimos comer en varios sitios buenos y más frecuentados por los trabajadores o habitantes de la isla.

La isla es muy pequeña y tiene por decirlo así, una avenida principal, que se recorre solo a pie y en la que hay numerosos puestos de souvenirs.

En nuestro segundo día en Phi Phi alquilamos otro longtail todos y nuestra amiga Paula, (por 2500 bahts) quien también vivía ahí. Por lo que hizo de buen grumete indicando al capitán que islas o rincones ver para evitar las masificaciones de gente.

Recorriendo calitas de Phi Phi

Paramos en Maya Beach, a la cual no hace falta presentarla… A día de hoy está cerrada por el gobierno. La vimos muy de cerca pero no atracamos el barco a la orilla para evitar pagar las tasas del parque y no estar junto al gentío..

Paramos también en Loh Sa Mah Bay, Pe-leh lagoon, en la Viking Cave, Monkey Bay y Nui Bay. Un día completito de barca en familia y amigos ; )

Ya de vuelta en Phi Phi y después de callejear por sus puestos de souvenirs, cogimos un taxi boat por 200 bahts por persona ida y vuelta para ir hasta Long Beach y ver el atardecer con nuestros amigos. Ahí era donde Paula vivía y trabajaba. Nos enseñó su resort y desde la orilla fuimos a hacer snorkel hasta lo que llamaban el shark point. Y sí, estaba repleto de tiburones de arrecife!

Esta era nuestra última noche en Phi Phi y la última para Pau y Chus, mi suegra.

Al día siguiente cogíamos todos ferry de vuelta a Krabi para ir al aeropuerto. Ellos para empezar con su maratón de vuelos a España, y en cambio nosotros tras una decisión espontánea, para volar a Chiang Mai, y seguir así con nuestra ruta por el país.

Dónde dormir en Phi Phi: The Cobble Phi Phi,

Dónde comer en Phi Phi:

  • Mamita: pizza y pastas
  • Papaya: comida thai e india
  • Tom Yam: un poco de todo y frescas ensaladas
  • Cosmic: por si os animáis a tomar unas copas y unas cervezas baratas

Qué hacer en Phi Phi: bucear e ir de fiesta son los principales actractivos de la isla… así que tu eliges! ; )

Sugerencias tras haber vivido estos pocos días en familia por Tailandia:

Si en vez de diez días justos, en los que un día mínimo se pierde por traslados y cambios horarios, uno cuenta con 15 días, añadiríamos en el itinerario Chiang Mai. Nos encantó por lo bien que comimos, descansamos, y por la cantidad de templos que ver y actividades que hacer en esta ciudad.

Chiang Mai y sus templos no se acaban en una sola visita!

También por qué no, aprovecharíamos para explorar otras zonas menos turísticas u otras islas donde no hay tanta afluencia de gente, como Ko Samui, Ko Pha Ngan…

Fueron apenas diez días en los que pudimos ver templos, acercarnos un poco a la cultura tailandesa, a su comida, disfrutar de sus playas y de alguna de sus islas más conocidas… Y lo más importante, enseñar un pedacito de Asia a Chus! ; )

Misión cumplida, Chus ha pisado Asia!

Si os apetece leer nuestras primeras impresiones en Tailandia y conocer como nos fue en Chiang Mai y a donde más fuimos, os animamos a leer nuestro POST Diario de Tailandia, eres mejor de lo que cuentan.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Latest Stories

Search stories by typing keyword and hit enter to begin searching.