Consejos e información práctica para hacer el trekking de los Annapurnas en Nepal

¿Qué viajero no ha soñado con caminar por los Himalayas? Es uno de esos lugares míticos que todo el mundo quiere conocer. Rosa y yo tuvimos la suerte de conocerlos a finales de 2016, en una ruta de trekking por los Annapurnas, en lo que fue el inicio de nuestra ruta de 6 meses con la mochila por el sudeste asiático.

Consejos para hacer el trekking del circuito de los Annapurnas en Nepal

Cuando estuvimos preparando la ruta nos asaltaron un montón de dudas al respecto. Éramos unos novatos en el tema montaña y trekking… teníamos dudas y buscábamos información práctica para organizar nuestra ruta en Nepal… ¿Qué ruta hacer? ¿Estamos preparados físicamente para hacer una ruta por los Himalayas? ¿Qué material debemos llevar? Etc, etc, etc… Entre la información que encontramos por internet y la ayuda de Cristina y Sergio, (la hermana de Rosa y su marido) fuimos aclarando un poco el tema y fuimos tomando decisiones. Cristina y Sergio son viajeros con mucha experiencia en viajes de montaña. Han estado en el Aconcagua, en el Campo Base del Everest, en el Kilimanjaro, en los Alpes, etc. Así que sus consejos y sus recomendaciones nos vinieron de lujo a la hora de organizar nuestra ruta de trekking en Nepal.

A continuación os dejamos algunos consejos e información práctica que consideramos que os pueden ayudar a la hora de organizar vuestra ruta de trekking por Nepal. 

1. Escoger la ruta a seguir.

Casi todo el mundo que viaja a Nepal acaba haciendo una ruta de trekking, ya sea una ruta sencilla de 3 días o una ruta más larga y exigente. Hay muchísimas opciones en función de la duración, la época del año, la experiencia que uno tiene, etc.

Las rutas más conocidas y populares suelen ser :

  • “Annapurna Circuit” (una ruta circular alrededor de los Annapurnas, en el próximo punto os damos más información).
  • ABC. Annapurna Base Camp. Es la ruta que sube al campamento base del Annapurna.
  • Ruta por el valle del Langtang.
  • Everest Base Camp. Subida al campamento base del Everest.
  • Reino de Mustang
  • Poon Hill trek.

En nuestro caso finalmente nos decantamos por hacer el Annapurna Circuit.

2. En qué consiste el ANNAPURNA CIRCUIT.

Se trata de una ruta circular tipo loop que bordea los Annapurnas. La duración estimada de la ruta es de unos 15-20 días (dependiendo del ritmo de cada uno) y tiene un recorrido de entre 160-230 kms. dependiendo de la ruta y de si se utilizan medios motorizados (coche o avión).

La ruta une el pueblo de Besisahar con la ciudad de Pokhara. Se trata de una ruta circular que se puede hacer en ambas direcciones aunque la mayoría de gente decide empezar por Besisahar y acabar en Pokhara.

3. Permisos necesarios para empezar la ruta. Dónde, cómo obtenerlos y cuánto cuestan.
TIMS, Annapurna Circuit, Permit
En la oficina del TIMS solicitando nuestros permisos

Los permisos para poder realizar cualquier ruta de trekking en Nepal se pueden obtener en Katmandú y/o en Pokhara. Tenéis que ir a la Nepal Tourism Board y el trámite dura unos 30 minutos. En el caso de la ruta del Annapurna Circuit hay que pagar dos permisos, el del ACA (Annapurna Conservation Area) y el del TIMS (Trekkers’ Information Management System). El primero cuesta 2000 rupias y el segundo 2200 rupias, y se tienen que pagar en efectivo (el permiso del ACA se puede pagar en dólares americanos). A la hora de hacer el permiso debéis informaros de si la ruta que queréis hacer se puede hacer de forma independiente o de si es necesario y/o obligatorio contratar un guía (en 2015 después del terremoto era obligatorio contratar un guía).

Así, los requisitos para obtener los permisos son:

  • Pasaporte, original y fotocopia
  • Número de póliza del seguro. Es obligatorio contar con un seguro que os cubra actividades de trekking y senderismo hasta la altura que tengáis pensado llegar, más adelante os contamos más al respecto.
  • 3 fotos carnet.

PrismaConsejo: lo mejor es que vayáis con el dinero ya preparado en efectivo, para ahorraros tiempo y carreras al cajero. En cualquier caso, justo al lado de la  Tourist Office podréis encontrar un cajero.

4. ¿Es necesario un porter y/o guía?

Pues la respuesta a esa pregunta depende de ti, del nivel que tengas, de la ruta que vayas a hacer, de tu experiencia y del grado de confort y/o comodidad que desees. En nuestro caso decidimos que íbamos a hacer la mitad de la ruta del Annapurna Circuit, hasta unos 3600 metros de altitud, y consideramos que no necesitábamos ni porters (son los que se encargan de llevarte las mochilas y el equipaje más pesado) ni guía.

Durante nuestra ruta nos encontramos con varios guías. Son muy majos y atentos, incluso con gente ajena al grupo que les ha contratado. En nuestro caso hicimos buenas migas con algunos de ellos, con los que íbamos coincidiendo durante la ruta. Nos dieron consejos y nos hicieron muy buenas recomendaciones.

Si al final decides que vas a contratar un porter o un guía lo puedes gestionar en el barrio de Thamel, en Katmandú. Es la zona de la ciudad donde se concentran todas las agencias de viajes, tiendas de ropa de montaña, etc. También lo puedes contratar en la misma ciudad de Pokhara. Si se trata de una ruta sencilla a veces basta con contratar un porter que también hace las funciones de guía. El coste por día de un guía/porter suele ser de unas 2000 rupias al día. Si te dieras cuenta de que necesitas un guía o un porter una vez que ya has empezado la ruta no te preocupes. Puedes contratarlo en alguno de los pueblitos que iras cruzando durante la ruta. Lo único es que si lo contratas ya en ruta la tarifa será más cara. Como ocurre con todo en la montaña, cuanto más arriba más caro.

En nuestro caso compartimos camino con un porter muy majo, Haribista. Estaba guiando a un joven norteamericano y coincidimos con ellos tres noches. La verdad que nos ayudó mucho a la hora de decidir las etapas y nos recomendó varios sitios en los que parar durante nuestra ruta. Su email es “ [email protected]”, por si estáis pensando en contratar un porter.

5. Equipo útil e imprescindible para hacer el trekking.
  • Saco sábana o saco de dormir. Depende de la fecha en la que viajéis y de la altitud a la que penséis llegar. En las guesthouse suelen dar mantas, pero nunca está de más llevar vuestro saco o saco-sábana.
  • Un frontal, o linterna de mano. Básica para cuando en plena noche os toque salir de vuestra habitación para ir al baño. En las guesthouse tienen electricidad pero nunca está de más llevar un frontal por si acaso.
  • Papel higiénico. Los que ya habéis viajado por Asia ya estaréis acostumbrados a llevar. Para el resto comentaros que en muchos países de Asia los aseos son tipo letrina con manguerita. En el caso de los pueblos de montaña en el Himalaya, sueles encontrarte con un cubo de agua y un pequeño cazo. Así que dos rollos de papel higiénico siempre en la mochila. No preocuparos que durante la ruta podréis ir comprando.
  • Potabilizador de agua. Ya sean pastillas potabilizadoras (nosotros usamos siempre Micropure Forte), pajitas autopotabilizadoras (lifestraw), gotas de yodo para echar en el agua, etc. Cada vez hay más sistemas. En nuestro caso optamos por las pastillas por ser la opción más ligera y que menos ocupa en la mochila.
  • Gorra. Parece obvio pero por si acaso. Vais a estar mínimo 5-6 horas caminando bajo el sol. Te guste o no te guste llevar gorra, acabaras poniéndotela.
  • Crema Solar. Importantísimo. Ten en cuenta que a medida que vas avanzando cada vez estas a más altura lo que aumenta la exposición de la piel al sol.
  • Gafas de sol. Lo mismo que en los puntos anteriores, protégete del sol siempre.
  • Calzado apropiado. Unos buenos zapatos o botas de montaña. Son los zapatos que vas a llevar todo el día. Te recomendamos invertir en unos buenos y cómodos. Y  pruébalos bien antes en casa para asegurarte que te son cómodos y que no te hacen heridas.
  • Jabón de ropa e hilo de tender. Para que puedas hacer una minicolada a mitad del camino.
  • Barritas energéticas y frutos secos. Tampoco hace falta llevarse el supermercado a cuestas. Pero una barrita para cada día y un par de frutos secos son básicos. Durante la ruta podréis comprarlos pero, evidentemente, a un precio mucho mayor que en Katmandú o Pokhara.
  • Mallas térmicas. Básicas si tenéis pensado sobrepasar los 3000 metros (ya empieza a hacer más frío y viento) o si tenéis pensado hacer la ruta fuera de temporada. Nosotros las usábamos para dormir bien calentitos y para caminar nuestras últimas etapas, a partir de los 3000 metros.
  • Cantimplora de agua. Para ir rellenando agua. A la hora de hacer un trekking de estas características es importantísimo estar bien hidratado.

Prismaconsejo. Lo ideal es llevarse el material desde casa. Así podéis buscar y elegir entre más opciones. Pero no os preocupéis porque si os olvidáis algo siempre estaréis a tiempo de comprar lo que necesitéis en cualquiera de las múltiples tiendas de material de montaña que hay en Thamel (Katmandú) o en Pokhara.

6. Cómo desplazarse hasta el punto de inicio del trekking.

En nuestro caso, como ya os hemos comentado en párrafos anteriores, decidimos empezar nuestra ruta por Besisahar. Hay varias opciones para llegar desde Katmandú a Besisahar. Existe la opción de coger un autobus directo (suelen llamarse Vip Bus o cosas parecidas. Informaros bien de los horarios, porque normalmente sale uno diario a primera hora…) o coger las furgonetas tipo minibús que usan los locales (son tipo los colectivos que se utilizan por Sudamérica, son mucho más económicos y te permiten juntarte con los locales). El trayecto ronda las 800-900 rupias. En nuestro caso hicimos la ruta un poco menos directa. Cogimos una microvan desde Katmandú hasta Dumre (600 rupias por persona) y de ahí un local bus hasta Bandipur. Es un pueblo muy auténtico que nos habían recomendado, así que paramos allí y pasamos dos noches. Finalmente desde Bandipur hasta Besisahar cogimos un bus local que nos costó otras 300 rupias por persona.

Seis horas dentro de esta furgoneta con otras 18 personas.

Prismaconsejo: El Annapurna Circuit oficial empieza en Besisahar. Sin embargo os recomendamos que empecéis por Ngadi Bazaar. Os ahorraréis un día de caminata en la que el paisaje es muy feo, no hay casi ningún pueblo por el camino y el tráfico de buses y jeeps es constante. Es decir, un tramo con cero atractivo.

7. Check Post.

Son pequeñas oficinas en las que se lleva un pequeño control sobre las personas que están haciendo el trekking. El trámite es bastante sencillo y rudimentario. No esperéis un hombre con un ordenador. Solo tienes que enseñar el permiso del TIMMS y rellenar unos datos personales en un cuaderno. Es un método bastante rudimentario, pero la idea es lo que cuenta. El objetivo es que si alguien denunciará alguna desaparición podrían ver en que tramo del camino desapareció esa persona, ya que podrían chequear el último “check post” en el que esa persona firmó.

Es obligatorio llevar siempre encima los permisos. Si te pararan sin llevarlos te pondrían una multa.

8. Pastillas potabilizadoras, filtros, cantimploras… La importancia del agua.

Es un tema esencial cuando haces cualquier tipo de trekking, haga frío o calor hay que hidratarse correctamente. En nuestro caso intentábamos bebernos unos 2 litros al día como mínimo. En más de una ocasión no teníamos sed pero aún así parábamos a beber. Se trata de coger una rutina.

Nosotros llevábamos las pastillas potabilizadoras Micropure Forte. No dejaban nada de sabor y eran muy fáciles de utilizar. Metías una pastilla en un litro de agua y en 30 minutos ya podías beber sin problema. Otra opción que vimos son las pajitas potabilizadoras tipo filtro, Lifestraw. No las hemos probado pero vimos a varias personas que la llevaban. Lo bueno de estos sistemas es que no tienes que comprar botellas de agua, lo que supone un doble beneficio: 1) No generas plástico ni residuos (que ya bastante tienen) y 2) Eres mucho más flexible durante la ruta, ya que puedes coger agua de cualquier riachuelo o fuente que encuentres.

Lleva siempre contigo una cantimplora de al menos 1 litro de capacidad. En muchos de los pueblos de las rutas hay unas pequeñas estaciones potabilizadoras en las que te rellenan tu cantimplora por una módica cantidad.

9. Coste diario aproximado del trekking.

En nuestro caso gastamos una media de entre 1500-1700 rupias por persona y día; ese dinero sólo incluye la comida; ya que en muchos de las guesthouse que íbamos les decíamos que nuestra idea era cenar y desayunar allí también, con lo que nos solían ofrecer la habitación gratis. La frase era: “dinner and breakfast, room free”. Luego además de la cena y el desayuno siempre intentábamos hacer más gasto: lemon teas, masala chais, etc. En cualquier caso el coste de una habitación doble sin baño solía rondar los 400 rupias. Tenéis que pensar que en realidad una vez que empiezas el trekking el único gasto que vas a tener es la comida y el alojamiento, así que se trata de unos días en los que no gastas casi nada de dinero.

Prismaconsejo: tened en cuenta que nosotros solo llegamos hasta la mitad de la ruta. Así que, muy probablemente, en pueblos a más altitud los precios se vayan encareciendo.

10. ¿Cuál es la mejor época del año para hacer este trekking?

Nosotros nos informamos bastante a través de internet y mirando páginas y previsiones metereológicas. Prácticamente todas coincidían en que la mejor época para hacer el Annapurna Circuit es de octubre a enero. Es la época previa al invierno, suele hacer buen tiempo con días despejados y sin lluvias. A partir de febrero ya hace mucho frío, está nevado y la cosa se complica (depende del nivel que tengas). Y luego a partir de mayo – junio es época de lluvias lo que dificulta todo más, por no hablar de la aparición de insectos y sanguijuelas. 

Hicimos el trekking a principios de noviembre y tuvimos cielos despejados y sol siempre
11. Botiquín. No hace falta llevar la farmacia en la mochila.

En nuestro caso llevábamos nuestro botiquín típico (AQUÍ podéis ver exactamente lo que llevamos nosotros cuando viajamos). En cualquier caso, para hacer un trekking como este es importante que llevéis algún gel o crema para las rozaduras, crema o gel para posibles golpes y algún medicamento para el constipado.

12. No hay que llevar la casa a cuestas.

Evidentemente cuando haces un viaje como este conviene ir bien equipado. Llevar ropa adecuada, calzado de montaña, algo de ropa para el frío, etc. Se trata de llevar lo justo para no pasarlo mal y poder disfrutar de la experiencia.

Te recomendamos que inviertas en material técnico bueno. Te estás cruzando medio mundo para hacer un trekking. No querrás darte cuenta a 3000 metros de altitud de que los zapatos barateros que compraste te hacen ampollas y con la suela fina que llevan sientes cada piedra del camino…

En cualquier caso, si al llegar a Nepal te das cuenta de que te falta algo de material (una linterna, una botella de agua, un forro polar) no te preocupes. Tanto en Katmandú como en Pokhara hay infinidad de tiendas de venta de material de montaña. Luego al acabar puedes revenderlo o regalárselo a un porter.

Esto es todo lo que llevaba yo en mi mochila de 40 litros.

Prismaconsejo: Cuando hagas la maleta ten en cuenta que cada kilo cuenta. Vas a llevar la mochila entre 5 y 6 horas al día así que escoge con cabeza y lleva solo lo necesario. Si tu viaje incluye otro destino además de Nepal, plantéate dejar parte del equipaje en alguna agencia o en algún hotel, así no tendrás que cargar con todo. En nuestro caso yo llevaba una mochila de 40 litros (y entre 10 y 11 kilos de pesos)  y Rosa una mochila de 30 litros (con 7 kilos de carga) .

Os dejamos aquí el link a nuestro POST Qué llevar en tu mochila y olvídate de facturar, para que tengáis una guía de que nos llevamos nosotros.

13. Mapa y orientación una vez en ruta.

En nuestro caso compramos un mapa detallado del trekking. Los venden en las tiendas de Thamel por unas 300 rupias. Cuando haces los permisos te dan un pequeño mapa y un pequeño folleto informativo, pero no está de más comprar uno más detallado. A la hora de la verdad es muy fácil seguir el camino. Está repleto de marcas rojas y blancas que te indican el camino principal. Además siempre puedes preguntar en los pueblos que vas cruzando o a los otros viajeros que te vas encontrando.

Prismaconsejo: a nosotros nos vino muy bien un folleto que te entregan cuando haces el permiso en el que se muestra el perfil de la ruta, con distancias, altitudes y tiempos aproximados. En nustro caso nos coincidía bastante bien y nos fue de gran ayuda.

Detalle del perfil de la ruta, con distancias, altitudes, tiempos. Lo dicho, súper útil.
14. Cómo gestionar el dinero durante el trekking.

Lo ideal y recomendable es llevar siempre efectivo. Es obvio que no vais a encontrar ningún cajero en ningún pueblo durante la ruta. En nuestro caso hicimos un cálculo diario por persona y sacamos esa cantidad multiplicada por 3, para así estar cubiertos ante cualquier eventualidad.

15. Dormir con los locales, la mejor parte.

Gran parte de la magia de este tipo de trekkings, o al menos así nos lo pareció a nosotros, es que no hay hoteles ni hostales. Durante la ruta lo que vas encontrando son pequeñas guesthouse (casas de huéspedes). Las hay más grandes y con más comodidades y las hay más humildes y sencillas. En cualquier caso, lo normal es que estén regentadas por una familia que se encarga de todo. Desde cultivar el pequeño huerto, a limpiar, arar, cocinar, etc. Nuestra experiencia fue muy buena y siempre nos encontramos con gente muy hospitalaria y amable. En el precio suele ir incluido la habitación (sencilla y austera, dos camas y una mesita), baño exterior compartido, acceso al wifi (no esperéis banda ancha para ver Netflix, lo justo para enviar algún whatsapp), hot shower (algunas mejor que otras), fireplace (chimenea), etc. 

Prismaconsejo: En cada pueblo hay varias guesthouse. En nuestro caso siempre intentábamos ir a la que veíamos que no tenía gente o que tenía mucha menos gente que las otras. Así repartíamos el gasto entre todas las casas del pueblo, y todos se pueden beneficiar del paso de los viajeros.

16. Baño y duchas, todo un mundo.

Hot shower, solar shower, gas shower… chorrillo shower y cazo shower. Más vale que no tengáis manías, sobretodo con los baños. En nuestro viaje nos encontramos de todo. Desde una ducha de gas con agua bien caliente, hasta un pequeño grifo con agua helada. Eso sí, en todas las casa tienen grandes carteles que anuncian que tiene Ducha caliente. Luego ya cuando has pagado, has deshecho tu maleta y te vas a duchar es cuando te dicen que justo la ducha se rompió esa misma mañana, que no ha hecho el suficiente sol para que la ducha solar caliente el agua… Imagino que son pequeños trucos que forman parte de un viaje de este tipo.

17. Comer y beber bien (y mucho).

Hay que comer y beber mucho, incluso cuando estas muy cansado, lo único que te apetece es meterte en la cama y no tienes hambre. Recuerdo que yo era muy estricto con este tema y siempre nos obligaba a comer una buena ración y a beber nuestros 2 litros de agua. La comida es casi siempre la misma y las cartas y los menús casi siempre son calcados (lo cual pensándolo bien tiene sentido ya que el acceso a materias primas es el mismo para todos). Los platos típicos están formados por arroz, huevos, verduras, pasta, sopas, pan y tés. La comida suele estar bastante buena y ser bastante fresca. Algunos de los platos y especialidades que más nos gustaron fueron: tibetan bread, masala tea, thokpur, manzanas del valle de después de chame, porridge (“energía pa tu body!), chapati. No preocuparse, también venden cervezas!

18. ¿Wifi? Hay pero no esperes una maravilla.

Como os hemos comentado antes. Suele ser una conexión bastante sencilla y no da para mucho. Lo cual es de agradecer ya que lo último que quieres cuando estás haciendo un trekking así es saber nada del resto del mundo.

19. Mal de altura. Problema real.

No somos médicos así que tampoco vamos a explicaros aquí en que consiste. Hay muchísimas páginas en internet que explican en que consisten los síntomas y en lo peligroso que puede llegar a ser. Os recomendamos que busquéis bien por la red y que saquéis vuestras propias conclusiones y juzguéis con prudencia a la hora de elegir y organizar vuestra ruta.

Nos encontramos varios carteles como éste durante la ruta.

En nuestro caso ningún día subimos más de 500 metros de desnivel, llevamos siempre un ritmo constante, bebimos y comimos mucho y descansamos todo lo que pudimos.

Lo que sí podemos deciros es que sí vimos varios casos de gente que sí habría sufrido mal de altura. Desde una señora de unos 65 años a un atleta de la selección nacional de Estonia de voleibol. Así que la cosa es lo suficientemente seria como para no tomársela a broma y dedicarle unas buenas horas a informarse sobre el tema y actuar en base a vuestras propias capacidades y a vuestra experiencia en el terreno.

20. Si me canso a mitad de camino o si decido no continuar… ¿tengo que seguir?

La respuesta es no. Cuando estuvimos nosotros ya hacia un par de años que había un servicio de jeeps 4×4 que hacían rutas en ambas direcciones. Llegaban hasta Manang. Además de llevar provisiones y alimentos también transportaban a gente de un pueblo a otro. Nosotros cogimos uno de esos jeeps para bajar desde Manang de vuelta a Besisahar. Nos costó 5000 rupias por persona (una clavada, la verdad), y fueron las 13 horas más largas de nuestra vida. Un trayecto super incómodo, en ocasiones un poco peligroso (por lo cerca que pasas de algunos precipicios), pero sin duda inolvidable. La verdad que visto con un poco de perspectiva, no sé si lo volvería a hacer 😉

21. Seguro de viaje indispensable.

No solo para viajar más tranquilos si tenéis algún accidente o algún problema médico, sino porque es obligatorio para realizar el trekking: os pedirán una copia de la póliza cuando solicitéis el permiso del TIMS. Aseguraros bien de que vuestro seguro de viaje os cubre actividades de trekking y, sobretodo, hasta qué altitud estáis cubiertos.

Como ya sabéis, nosotros siempre viajamos con IATI Seguros. Si estáis pensando en contratar un seguro de viaje pinchando aquí en el banner de la derecha obtendréis un descuento del 5% y nos ayudaréis a seguir manteniendo el blog.

22. Ve a tu ritmo.

Márcate tu ruta (asequible y realista con tus posibilidades) y síguela, siendo flexible cuando haga falta. No se trata de una carrera así que no intentes ir al ritmo de los demás. Se trata de disfrutar del camino y hacer la ruta de forma cómoda y segura. Nosotros siempre intentábamos mantener un ritmo constante, ni muy rápido ni muy lento. Además cada hora siempre hacíamos una parada de 5 minutos para beber agua y cada hora y media parabamos 15 minutos a descansar y comer algún fruto seco o algo de fruta.

Disfruta del momento, no vayas con prisas ni te piques con otros viajeros.
23. Un paisaje cambiante que te fascinará.

Sin duda alguna el trekking por los Annapurnas fue la parte de Nepal que más nos gustó. Fue una experiencia increíble y creemos que es un imprescindible si vais a viajar a este país. Incluso en aquellos casos en los que no seáis grandes amantes de la montaña y de las largas caminatas. Hay infinidad de trekkings distintos. Investigad y encontrad uno sencillo que se adapte a vuestras necesidades y habilidades. Lo de hacer un trekking por Nepal no trata solo de caminar por la montaña, se trata de ver cómo viven sus gentes en esas zonas tan remotas, de ver sus costumbres, sus tradiciones…


Si quieres más información para organizar tu viaje por Nepal no dudes en echarle un vistazo a nuestra ruta de 17 días por Nepal. Y si tienes cualquier pregunta no dudes en escribirnos en los comentarios!

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Latest Stories

Search stories by typing keyword and hit enter to begin searching.